1. Modificaciones en la gestión del IVA Intracomunitario.

Esta primera novedad tiene relación con el IVA intracomunitario, el cual se aplica en la compraventa de bienes y servicios entre países miembros de la Unión Europea.

El próximo 1 de enero entrarán en vigor las denominadas ‘*Quick Fijas’ (Soluciones rápidas), unas medidas destinadas a simplificar y armonizar el IVA del comercio intracomunitario de bienes.

Junto con las medidas de la Comisión Europea, el objetivo que persiguen es resolver a corto plazo ciertas cuestiones que surgen en el comercio intracomunitario de bienes. Las ‘*Quick Fijas operan en cuatro áreas:

  • La amortización de las reglas aplicables en los acuerdos de venta de bienes en consigna.
  • La armonización de las reglas aplicables a las denominadas ventas en cadena.
  • La importancia del número Identificación IVA como requisito para la exención de las entregas intracomunitarias de bienes.
  • La armonización de la prueba documental del transporte intracomunitario de bienes.

A través del Proyecto de Real Decreto de 1 de octubre de 2019 que entrará en vigor el día 1 de enero de 2020, se modifica el Reglamento del IVA para incluir medidas comunitarias que exigen justificar la expedición o transporte de los bienes al país de destino.

2. Los niveles de módulos en autónomos se mantendrán en 2020.

Oficial: los módulos de los autónomos se mantendrán sin cambios en 2020. La tributación por módulos es una modalidad a la cual puede acceder un negocio en el momento de declarar el IRPF, impuesto al cual hacemos referencia en esta novedad. Podríamos decir que en la práctica es un régimen más ventajoso porque evita al autónomo determinadas formalidades en la hora de desarrollar su contabilidad.

En el supuesto de que tributes a través de este modelo, tendrás que presentar de manera trimestral (en los meses de abril, julio, octubre y enero) el modelo 131 para poder hacer frente a los pagos fraccionados del IRPF.

Se mantienen para el ejercicio 2020 la cuantía de los signos, índices o módulos, así como las instrucciones de aplicación. Así mismo, se mantiene la reducción del 5% sobre el rendimiento neto de módulos derivada de los acuerdos conseguidos en la Mesa del Trabajo Autónomo.

Los límites serán los mismos que estaban vigentes en 2018 y 2019 y la reducción prevista para el año pasado tendrá que esperar, al menos, un año más. Durante los últimos 4 años el límite se ha ido prorrogando hasta los 250.000 euros de facturación y finalmente no bajarán a los 150.000 euros, tal como se preveía.

Sin embargo, la intención de Hacienda es reducir el ámbito de aplicación del sistema de módulos, dejándolo como una mera fórmula residual destinada solo a aquellos autónomos que trabajen para particulares. Hasta ahora, y pendientes del nuevo Gobierno, no se sabe con exactitud en qué momento se producirá este cambio, pero el que sí que sabemos es que se esperan importantes reformas fiscales y contables que afectarán el sector.

3. Cambio en la forma de presentación del IRPF para autónomos.

Esta novedad va encaminada al cambio en la forma en la cual los autónomos tendrán que presentar la declaración del IRPF: surgen nuevas obligaciones que el colectivo tendrá que cumplir a partir del 1 de enero de 2020 en la hora de llevar la contabilidad. Una de las principales novedades será la de incluir el Número de Identificación Fiscal (NIF) de la contraparte de cualquier operación en los libros de ventas e ingresos, así como en los de gastos y compras. El NIF es la clave que permite identificar a las personas en la hora de llevar a cabo determinadas actividades mercantiles.

En esta orden se concreta quienes son los obligados:

  • Los autónomos que se acojan al régimen de estimación directa simplificada, independientemente del tipo de actividad empresarial o profesional que desarrollen.
  • Los autónomos que realicen una actividad empresarial en estimación directa que no tenga carácter mercantil de acuerdo con el Código de Comercio.
  • A los autónomos incluidos en el método de estimación objetiva solo los afectará en el supuesto de que deduzcan amortizaciones. También en actividades el rendimiento neto de las cuales se determine teniendo en cuenta el volumen de operaciones.
  • Y no se verá afectado ningún autónomo que lleve su contabilidad según el Código de Comercio ni tampoco los pequeños negocios, como bares o comercios, acostumbrados a emitir facturas simplificadas. No tendrán la obligación de identificar al destinatario, bastará con dejar constancia de un resumen diario de todas las ventas -siempre que el total de las operaciones de este día no supere los 6.000 euros.

4. El nueve Plan Estratégico de Hacienda 2019-2022.

Además de anunciar numerosas medidas, este plan pretende impulsar la transparencia, gobernabilidad y rendición de cuentas de la Agencia Tributaria, proponiendo ir hacia un nuevo modelo preventivo que fomente los cumplimientos voluntarios. La Agencia Tributaria quiere evolucionar en el aspecto técnico y en la asistencia al usuario, así como potenciar su lucha contra el fraude.

Sin embargo, este documento se encuentra sujete en posibles modificaciones en función de las necesidades y prioridades del Gobierno.

5. Proyecto de borrador para la liquidación del IVA en empresas.

El nuevo Plan Estratégico establece como objetivo la puesta en marcha de un proyecto piloto de borrador para la liquidación trimestral del IVA que abonan las empresas; con varias similitudes respecto a la del IRPF para los ciudadanos.

Este plan piloto se posará a disposición de casi 60.000 empresas con «perfil sencillo» que estén acogidas al sistema de Suministro Inmediato de Información y que tengan un volumen de operaciones inferior a 6 millones de euros. A partir de febrero de 2020 se enviarán los primeros borradores del IVA a los beneficiarios.

El nuevo borrador presenta una doble finalidad:

  • Por un lado, permitir reducir los tiempos de devolución del impuesto.
  • En segundo lugar, Hacienda comprobará como se ven aumentadas las prestaciones en el periodo voluntario de pago a la vez que mantiene un mayor control sobre los contribuyentes.

6. Las Administraciones de Asistencia Digital Integral (ADI).

En materia de asistencia y prevención, destaca la apuesta por la creación de Administraciones de asistencia Digital Integral (ADI), centros dedicados a la atención y asistencia al contribuyente por medios electrónicos y telefónicos.

Este modelo permite una mayor especialización de los funcionarios destinados a las ADI y a los contribuyentes resolver sus dudas en un horario más amplio y sin necesidad de desplazamientos a oficinas. La prueba piloto de este proyecto está prevista para otoño de 2020 en València, enfocada especialmente al IVA.

  • La puesta en marcha de las ADI puerta consigo numerosas ventajas:
  • Salto cualitativo en cuanto a la asistencia al contribuyente.
  • Supone una mayor especialización para los funcionarios.
  • La resolución de dudas se podrá llevar a cabo en un horario más amplio.
  • No habrá que desplazarse a las oficinas.
  • La digitalización de la documentación supone una reducción de costes.

7. Impuesto sobre sociedades: cesión de datos fiscales.

Los empresarios podrán conocer sus datos fiscales antes de presentar la declaración de IVA. El contribuyente podrá obtener información fiscal que le proporcionen las entidades financieras. Esto se refleja en facilidades para las empresas, porque supone una mejora en la detección de errores y una mayor seguridad en la presentación de sus respectivas autoliquidaciones.

En el caso del Impuesto sobre sociedades, el próximo año arrancará una estrategia de cesión de datos fiscales al contribuyente para el Impuesto sobre sociedades durante la campaña anual del impuesto societario. En ambos casos se trata de facilitar la presentación de las declaraciones y, con esto, favorecer el cumplimiento voluntario.

8. Selección de riesgos fiscales e indicadores estratégicos.

En su plan de control tributario, Hacienda avisa que extenderá a otros impuestos y colectivos el sistema de selección de riesgos fiscales existente en el IVA y en relación con grandes patrimonios. En estos dos ámbitos se han introducido en los últimos años potentes herramientas informáticas que facilitan el análisis, detección y selección de riesgos.

El plan establece una batería de siete indicadores con los cuales se pretende mesurar la contribución de la Agencia Tributaria a su fin principal, la mejora del cumplimiento tributario del contribuyente, tanto por la vía de la prevención y la asistencia, como por la del control.

9. La contabilidad en la fabricación de productos especiales.

Nueva obligación de gestión de la contabilidad de los productos objeto de los Impuestos Especiales de Fabricación. Hablamos de impuestos sobre consumos específicos que graban la fabricación, importación o introducción de determinados bienes (como por ejemplo el alcohol, el tabaco los hidrocarburos)

En concreto, este tipo de empresas quedarán obligadas al suministro electrónico de asientos contables (anotaciones que se tienen que realizar en el libro de contabilidad) a través de la Sede Electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria. A fin de aportar una visión más general, podríamos decir que estas empresas tendrán que llevar la contabilidad de los productos que estén sometidos a estos impuestos y de las materias primas requeridas para su obtención.

Por lo tanto, se podría afirmar que la contabilidad de estas empresas quedará sujeta a examen de la Agencia Tributaria, por lo cual tendrán la responsabilidad de no incurrir en errores que se deriven en posteriores sanciones.

10. La presión fiscal subirá al 39,6% del PIB en 2020.

Se prevé que la presión fiscal en España aumente en cuatro décimas durante el año 2020, pasando del 39,3% al 39,6% del PIB (su récord histórico). Descontando las rentas de la propiedad y otros ingresos, la presión fiscal se elevará del 35,8% del PIB al 36,1% durante el próximo ejercicio, por lo cual particulares y empresas pagarán alrededor de 3.000 millones de euros más en concepto de impuestos.

Con el nuevo gobierno. Cómo serán las novedades fiscales y contables para el año 2020?

Sabiendo que todo el que comentamos puede quedar en papel mojado, porque depende del hecho que el nuevo Gobierno sea capaz de sacar unos nuevos presupuestos adelante, queremos comentar cuales pueden ser las novedades fiscales y contables que se presentan en este año.

Es cierto que, con la entrada del nuevo año, los presupuestos se han prorrogado automáticamente, sin embargo, la Ministra Montero ya ha confirmado que su intención es aprobar unas nuevas cuentas lo antes posible.

Aunque todavía no se ha presentado ningún proyecto de presupuestos para este nuevo año sí que podemos ver, en el documento de acuerdo firmado por PSOE y Unidas Podemos, sus líneas económicas en materia fiscal.

Nuevas tasas e impuestos.

Quizás las mayores novedades fiscales son dos impuestos prometidos desde hace tiempos y que está previsto este año vean la luz definitivamente.

Impuesto de transacciones financieras o Tasa Tobin.

El impuesto de transacciones financieras (ITF) o también denominado en atención a su primero defensor “Tasa Tobin” es la primera de las novedades. En sus origen se pretendía luchar contra los especuladores a corto plazo que pudieran debilitar las monedas de ciertos países aplicando a cada cambio de una moneda a otra un impuesto (tasa) que disuada las operaciones a corto plazo. Hoy esta tasa ha evolucionado en varios países del O.E. pretendiendo España aplicar un 0.2% a las compras de acciones realizadas por operadores financieros, si estas acciones son de empresas que cotizan en bolsa con una capitalización mayor a 1.000 millones de euros Deja fuera, por lo tanto, las operaciones con acciones de empresas no cotizadas y pymes, y tampoco graba la compra de títulos de deuda (ni pública, ni privada).

El hecho que es un impuesto que no recaerá en la “gente corriente” y además propone que su recaudación se destine a finalidades sociales o que tenga por objetivo el control de crisis financieras como la que hemos sufrido, hace que sea esperado y muy recibido.

Impuesto sobre actividades digitales o Tasa Google.

A pesar de su nombre, no es una tasa destinada solo a esta compañía sino que grabará a grandes compañías tecnológicas el negocio de las cuales esté en la publicidad “online”, la intermediación “online” o la transmisión de datos a los usuarios y que facturen más de tres millones de euros en España y 750 millones en el mundo. Este impuesto pretende que las empresas tributen donde generan sus ingresos y evitar que localicen sus beneficios en los países europeos con menor tributación.

Nueva fiscalidad verde.

Esta fiscalidad tratará de desincentivar comportamientos que perjudiquen el medio ambiente y, aunque encara no definida, se pretenderá que no afecten clases medianas ni a autónomos y pymes. Aunque no sabemos qué pasara definitivamente con la denominada guerra al diésel, parece que entre que, entre otros, las medidas se encaminan a grabar el transporte por carretera, el aéreo, etc..

Qué pasa con el IRPF y el Impuesto sobre sociedades?.

En cuanto al IRPF y, a pesar de que en campaña los socialistas no quisieron comprometerse a realizar una subida, finalmente saldrá adelante la propuesta de su socio de Gobierno y se producirá un alza del impuesto para aquellas declaraciones que superen los 130.000 euros en dos puntos y cuatro puntos por la parte que exceda de 300.000 euros.

En cuanto al Impuesto sobre sociedades se pretenden aplicar dos medidas:

  • Por un lado se incrementará la presión fiscal a las empresas de gran tamaño mediante la imposición de un tipo mínimo del 15% que aumenta al 18% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. Está prevista también una limitación en las exenciones por doble imposición en dividendos y plusvalías de sociedades por su participación en otras compañías.
  • Por otro, se busca una rebaja de dos puntos en el tipo de gravamen (pasaran de 25% al 23%) para las pymes que facturan menos de un millón de euros.