Sabemos que la planificación estratégica para alcanzar propósitos u objetivos en la implantación exitosa de un proyecto ERP pasa por las mejores prácticas, las cuales son bien conocidas y documentadas. Con la intención de ir mas allá, son las estrategias clave aquí detalladas las que creo permitirán el enfoque hacia una gestión de proyectos exitosa en la implantación de un ERP.

Foco.

Necesidad de tener un alcance bien definido.

  • Lo que está en el alcance
  • Lo que está fuera del alcance
  • Que se está haciendo y quien lo hace.

Al igual de importante es la definición como las restricciones y suposiciones. Un alcance bien definido permitirá al equipo centrarse en las actividades que tienen un impacto directo en los objetivos del proyecto al filtrar el trabajo que se encuentra fuera del alcance.

Debemos generar una comunicación real a los usuarios del alcance y las posibilidades de este.

Conocimiento del negocio.
¿Cómo se puede liderar un proyecto que genere valor si no se entiende el negocio?

Podemos realizar el control y la gestión del proyecto, pero analizar si el proyecto está generando valor es difícil de saber si no se entiende que resultados generan realmente ese valor.

Tener claros cuales son los objetivos y cuál es la visión de la organización con relación al cambio y cual será la estrategia para afrontar dicho cambio. ¿Que se busca con la implantación?, ¿Que se va a mejorar?, ¿Que nuevas tareas van a surgir y cambiar?.

Orientarse a los resultados.

Concentrarse en los objetivos y el resultado correcto: Terminar en tiempo y dentro del presupuesto son buenas métricas de medición del proyecto, pero no garantizan que se genere valor empresarial.

La capacidad para tomar decisiones es fundamental en el éxito de una implantación, pero para tomarlas necesitamos reunir información orientada a esa toma de decisiones, la orientación hacia generar grandes volúmenes de información creyendo que permitirá a los clientes tomar mejores decisiones es falsa, solo cuando la información es la correcta y se comunica en el momento adecuado se crea el conocimiento para tomar las decisiones adecuadas.

El modelo de implantación debe proporcionar resultados que sean comprensibles para todo el mundo.

Crear y promover confianza.

Confiar y verificar seria el enfoque, pero estos tienen que ser frecuentes en lugar de un evento que se produce una sola vez. No podemos esperar a desarrollar confianza solo durante la fase de pruebas o validación.

Crear compromiso y confianza facilitaran el trabajo, la posibilidad de mejorar y que todo funcione de una manera óptima.

Adaptación.

No debemos confundir plan con ejecución. Un plan de proyecto es un modelo simplificado de la realidad basado en factores cuya definición se seguirá elaborando durante el proyecto. Los cambios ocurrirán y debemos ser flexibles y adaptarnos para alcanzar las metas deseadas.

La gestión efectiva del proyecto debe ser más que solo la coordinación y el control, debe ser una puerta a lograr los resultados empresariales deseados.

El diseño del proceso de cambio debe generar la menor cantidad de problemas posibles, alineando el trabajo necesario de todos con la necesidad de hacerlo y hacerlo lo más rápido posible. Cuando el cambio se frena genera un perjuicio muy grande al éxito del proyecto.